Página 27 - NA01-2

Versión de HTML Básico

119
#NopierdaslaEsperanza
a actos que se encuentren fuera de la Ley ya que, entre otras
cosas, quien debiera solucionar un problema económico si estos
se negaran a pagar, sería un Juez.
Parece que el plan que tenían pensado de hablarse al oído
intentando ponerme nervioso no ha servido, es más, se les ha
vuelto totalmente en contra. Se acerca Carlos y comienza a gri-
tar bastante nervioso él:
—¡¿Quieres tu pasta?! ¡Pues mira te la voy a dar! Para que
veas que no me importa una mierda tu dinero.
—Perfecto, eso es lo que quería.
Se mete al local mientras su novio le espera fuera cerca de
nosotros y poco después aparece con el dinero:
—Aquí tienes tu dinero.
—En breve te enviaré al correo la ilustración en buena reso-
lución y sin marca de agua como habíamos acordado.
No voy ni a contar los billetes, me limito a guardarlos y a
procurar largarme de aquí con Ángel lo más rápido posible,
voy a asegurarme que no nos siguen, que no sé como puede
reaccionar esta gente, a ver si les va a dar por decir que les
hemos robado.
Me sorprende que mi amigo no se haya enterado de nada,
que no le importe lo que ha sucedido, pero mejor así, le da más
gracia al asunto.
Mientras, después de recorrernos la calle Fuencarral y a pun-
to de desembocar en la Gran Vía junto al edificio de Telefónica,
nos encontramos con un tipo, tiene un sombrero bastante raro
y para mi gusto bastante feo, me choca que esté de fiesta un día
como hoy, que estamos en la madrugada del miércoles y prácti-
camente no hay nadie por la calle.